así somos

Bienvenidos, espero que disfrutéis con la utilidad de esta página

jueves, 29 de noviembre de 2007

LA PRACTICA DE LA MALA EDUCACION


veces por desconocimiento o falta de tiempo cometemos una serie de errores educativos que más tarde nos pasarán factura como padres y madres, no obstante, lo que resulta más importante es que incidirán en el desarrollo personal de nuestro hijo, ya que provocaremos que llegue a unas malas conclusiones o errores cognitivos, que le harán ver las relaciones de una forma diferente a como la mayoría de las personas las ven. Esto no sucede por otro motivo que no sea que el papel de los padres y madres es y será siempre el más importante en el desarrollo de sus hijos.
Ante esto, aquí os presento una serie de situaciones que se dan y que las podemos considerar unas malas prácticas educativas y que conviene evitar; aquí van unas cuantas:


1. Comprarle todo aquello que nos pida.


2. Darle siempre la razón cuando tenga un problema.


3. Dejarle que hable mal, tod@s sus amig@s lo hacen.


4. Ponerle un televisor y/o un ordenador en su habitación (con acceso ilimitado a internet por supuesto y si puede ser con la play station)


5. Avergonzarnos cuando tiene una rabieta.


6. No darle abrazos ni besos, ni decirle lo importante que es para nosotros.


7. No exigirle en relación a la escuela ni en las tareas de la escuela.


8. No castigarle ni llamarle la atención sobre su conducta nunca.


9. Castigarle cada día.


10. Que la madre le diga que no a una cosa y el padre la consienta o viceversa.


11. Chillarle o estresarnos cada día para que haga lo que le exigimos.


12. No jugar ni hablar tranquilamente nunca con él o ella.


13. No establecer ni unos horarios ni unas reglas del juego mínimas.


14. No pedirle que colabore con la casa en las cosas que están a su alcance.


15. Permitirle las mismas cosas que a sus hermanos mayores, o prohibirles a estos porque sino el pequeño se enfada o hace una rabieta.


16. No enseñarle unas normas y/o valores, sean del tipo que sean.


17. Creer que nuestr@ hij@ siempre nos miente: acabará haciéndolo.


18. Creer que nuestro hijo es malo: acabará siéndolo.


19. No hacer lo que les decimos a ellos que deben hacer ( No predicar con el ejemplo).


Puede parecer mentira pero a veces no nos damos cuenta y podemos estar haciendo alguna de estas conductas "educativas", las cuales evidentemente resultan malos amigos de cara al buen desarrollo y equilibrio emocional de l@s niñ@s. Es importante tener en cuenta que estos ejemplos no nos los inventamos, sino que se desprenden de diferentes trabajos que hemos realizado con familias.



MARC GINER LLENAS. Psicopedagogo y Logopeda.

viernes, 16 de noviembre de 2007

PROGRAMA DE RADIO

¡Por fin hemos conseguido un programa de Radio! Gracias a la sensibilización sobre los temas acerca de la problemática de las Relaciones dentro de la familia por parte de la dirección de ONDA RADIO MURCIA, en el 107.2 de la FM, estamos colaborando y haciendo un programa sobre los diversos tipos de relaciones que se dan en los ciclos evolutivos de la pareja y la familia. Es un gran paso para dar a conocer la ORIENTACIÓN FAMILIAR y cómo intentar abordar las distintas áreas conflictivas que vivimos de forma cotidiana en nuestros hogares.


Este programa se realiza los Viernes a las 20 horas. Desde aquí queremos agradecer a ONDA RADIO MURCIA su gran trabajo y su gran profesionalidad en el tratamiento de los temas que les proponemos y que al mismo tiempo los oyentes van solicitando. Ya llevamos un mes en antena. Estamos a vuestra disposición a través de nuestra página, como siempre, y ahora a través de la radio y nuestro Gabinete.



JUAN JOSÉ LÓPEZ NICOLÁS. Orientador Familiar y Presidente de la Asociación CONVIVENCIA FAMILIAR. Colaborador de Onda Radio Murcia en temas de Familia. (107.2 de la FM)

lunes, 5 de noviembre de 2007

TERAPIA EN EL AMBITO INDIVIDUAL Y FAMILIAR

La Terapia de familia es un concepto global de procesos sociales y psicoterapéuticos cuyo objetivo es tratar problemas de comunicación familiar y desajustes emocionales dentro de la familia. La comunicación problemática intrafamiliar está considerada como una de las causas más frecuentes de problemas psíquicos y especialmente de desviación de conducta en los niños. Creo que es preciso hacer notar que la palabra “terapia”, aquí no la concebimos como “curación, sanación, administración de fármacos”, sino como la adquisición de los recursos apropiados que te posibilitan la percepción, la interiorización de la necesidad de efectuar un cambio.



Al igual que en las demás terapias, en la de familia, resulta decisivo para el éxito final, establecer al comienzo un diagnóstico cuidadoso. El objetivo es mejorar la estructura de comunicación y el ambiente emocional. Los conflictos entre hermanos son uno de los principales problemas familiares y a menudo los padres no logran entender sus causas, por lo que no cabe esperar gran ayuda por su parte para la resolución. Al contrario, la situación familiar puede empeorar por reacciones inadecuadas frente a las rivalidades entre hermanos, dando lugar al agravamiento de los problemas e incluso a la aparición de conflictos entre los padres.



Por lo tanto, resulta fundamental analizar en primer lugar la situación de la familia. Es importante que todos sus miembros tengan la oportunidad de presentar sus expectativas a los demás, comentar sus experiencias emocionales conflictivas y expresar su concepto de convivencia positiva.


Bajo la dirección experta del terapeuta familiar, éste puede intentar crear un ambiente familiar abierto desde el punto de vista de la comunicación y positivo desde el punto de vista emocional, en el que resulte posible entender y solucionar los posibles conflictos.



Un pionero en estas lides fue Alfred Adler, que trabajó con familias enteras durante la década de 1930, pero hasta veinte años después los psicoterapeutas no empezaron a tratar a las familias. Aquellos pioneros, y sus sucesores, trabajaban desde el supuesto de que las relaciones familiares cotidianas se ven afectadas por los problemas psíquicos de cualquiera de sus miembros. En vez de explorar los conflictos internos de los individuos, los terapeutas de familia intentan promover interacciones entre sus componentes, logrando así el bienestar de cada uno de ellos. Hay personas que aún prefieren “desahogarse” con un amigo que acudir a un orientador, ya que los consejos que pueden recibir están llevados por el cariño y desde el cariño ( o no ), lugar desde el que es muy cómodo estar.


La Orientación familiar, la terapia, se diferencia de la ayuda informal que una persona puede prestar a otra en, al menos, dos aspectos: el primero, en que la controla un terapeuta, formado y autorizado para ello, lo que supone una sanción cultural que le otorga una autoridad; el segundo es que se apoya en teorías científicas que han estudiado el origen de las disfunciones y la forma de aliviar sus consecuencias. Precisamente porque la comunicación es fundamental en la mayoría de las formas de terapia, la relación que se establece entre el terapeuta y el paciente es mucho más importante que en otras relaciones. La personalidad del terapeuta influye en el paciente y puede ser utilizada de modo deliberado para conseguir determinados objetivos terapéuticos.



CARL ROGERS.-



Carl Rogers desarrolló una nueva forma de psicoterapia centrada en el paciente. Según Rogers, cada persona tiene las capacidades para comprenderse a sí mismo y resolver sus problemas. Los terapeutas muestran empatía con el paciente y una sincera preocupación por lo que le sucede, con el fin de que éste revele sus verdaderos sentimientos sin miedo a ser juzgado.



La más clásica de las terapias humanistas es la psicoterapia centrada en el paciente. El psicólogo estadounidense Carl Rogers sostenía que los individuos, así como todos los seres vivos, están dirigidos por una tendencia innata a sobrevivir y reafirmarse que les lleva al desarrollo personal, a la madurez y al enriquecimiento vital. Cada persona tiene capacidad para el autoconocimiento y el cambio constructivo que la acción del terapeuta, que deberá reunir una serie de cualidades personales esenciales, ayudará a descubrir.



Rogers daba así más importancia a las actitudes del terapeuta que a su capacidad o a su preparación técnica. Utilizaba el término ‘cliente’ en vez de paciente para subrayar que su método de tratamiento no era manipulador ni médico, sino que se basaba en la comprensión adecuada y sensible de sus experiencias y necesidades. La segunda cualidad importante del terapeuta es la aceptación incondicional positiva, que se abstiene de juzgar lo que el paciente dice o relata. La autenticidad o ausencia de simulación era la tercera cualidad que él consideraba esencial.



Rogers describió el proceso del tratamiento como la reciprocidad entre las actitudes del cliente y del terapeuta. Precisamente porque el terapeuta escucha de forma incondicional, el cliente aprende a escuchar incluso los pensamientos que más teme, hasta alcanzar un estado de autoaceptación donde es posible el cambio y el desarrollo.



TERAPIA DE LA GESTALT.-



La terapia de la Gestalt, otro enfoque humanista, fue desarrollada por el psicoanalista alemán Frederick (Fritz) S. Perls. Según Perls, la civilización moderna conduce de forma inevitable a la neurosis, ya que obliga a las personas a reprimir sus deseos naturales y, por tanto, los frustra en su tendencia innata a adaptarse biológica y psicológicamente a su entorno. En consecuencia, aparece la ansiedad neurótica. Ajeno a la tradición psicoanalítica, Perls sostenía que el descubrimiento intelectual de lo que al paciente le está sucediendo es insuficiente para curar el trastorno, por lo que elaboró ejercicios específicos pensados para mejorar la conciencia de la persona sobre su emoción, estado físico y necesidades reprimidas, a través de estímulos físicos y psicológicos del ambiente. La terapia gestaltista se lleva a cabo con individuos y con grupos, por lo general en sesiones semanales, durante dos años.



ENFOQUE COGNITIVO.-


Recientemente, los terapeutas de conducta han empezado a prestar más atención a la influencia del pensamiento en la conducta, espoleados por el ejemplo del psicólogo canadiense Albert Bandura. Las terapias de conducta cognitivas emplean este enfoque para cambiar ideas y hábitos intelectuales que al parecer son la causa del malestar del paciente.


Otros enfoques cognitivos similares han sido diseñados por los terapeutas que, formados en el psicoanálisis, estaban algo decepcionados de sus teorías y sus técnicas. La más antigua de estas aproximaciones es la terapia racional-emotiva del psicólogo estadounidense Albert Ellis, que parte de considerar las creencias irracionales y el modo ilógico de pensar como causas de los trastornos emocionales. Su tratamiento consiste en que el paciente se enfrente a su irracionalidad, animándolo a trabajar vigilando ese modo irracional de pensar para sustituirlo por pensamientos y emociones más coherentes.