así somos

Bienvenidos, espero que disfrutéis con la utilidad de esta página

martes, 28 de enero de 2014

Aceptación: otra oportunidad en la vida

En mis viajes por la red contacto con colegas, conozco a profesionales, a algún que otro buen coach que merecen mucho la pena y, en esta ocasión, uno de ellos es Merlina Meiler, que en su blog, Mejora Emocional, intenta poner luz a las situaciones que se dan en nuestra vida cotidiana, así como en las relaciones con nosotros mismos y con los que nos rodean.

Voy a dejaros con una serie de artículos que firma esta profesional para que todos reflexionemos al respeto de cada tema que trata. Sé que nos pueden ser muy útiles y tal vez se nos despierte ese “Pepito grillo” que llevamos dentro y nos haga conscientes que podemos ser candidatos a pedir ayuda y poner un Orientador o terapeuta en nuestra vida….A veces es lo adecuado si no queremos cronificar un problema que en sus inicios tiene una más fácil solución. Que lo disfrutéis.

"Cuando sobreviene un gran disgusto, nos parece que todo está perdido. Sin embargo, la vida suele darnos lo que habitualmente se llama una segunda oportunidad. Además, es bueno saber que, en realidad, las oportunidades son muchas más que dos…

En la vida de toda persona se produce una gran debacle en algún momento. Al oír el diagnóstico de una enfermedad difícil, luego de una gran desilusión sentimental, la muerte de alguien cercano, a causa de una iniciativa comercial frustrada o alguna situación de este tenor, la primera percepción suele ser que ahí se termina todo. El fin del mundo acaba de anunciarse para nosotros. Vemos imposible volver a levantar cabeza, nos parece estar en un callejón sin salida, con acceso vedado a la felicidad.

La primera etapa por lo general es la negación: a mí no me puede estar pasando esto, hay una equivocación, el teléfono va a sonar y ese llamado va a terminar con la angustia que siento. La negación es una respuesta instintiva a la desesperanza. Nuestro mecanismo de supervivencia lucha contra la agresión provocada por noticias angustiantes, tratamos con todo nuestro empeño que no sea verdad lo que está aconteciendo.

Suele manifestarse cierta depresión, ya que en un principio no se vislumbra la salida, y si se llegara a tener idea de cómo dejar atrás la debacle, la solución muchas veces suele no ser instantánea y requerir un gran esfuerzo. Algunas personas fluctúan entre períodos de depresión y otros de exaltación en los que tratan de llevarse el mundo por delante y creen que así la situación cambiará mágicamente.
En este punto cabe señalar que no hay actitudes buenas o malas, en los momentos de crisis reaccionamos como podemos y es positivo permitirnos que así sea.

Lo que produjo la debacle fue un proceso, el salir de ella, también lo será. Es bien posible hacer el intento ¡y tener éxito!. “Nada es permanente, todo se transforma”, reza una ley física. Vale la pena vivir y apostar al futuro, donde nos esperan un sinnúmero de posibilidades variadas en todos los campos. Una excelente manera de descubrir nuevamente la claridad es con compañía, o sea, hay que tener en cuenta que pedir ayuda a quien creamos conveniente es clave es este momento.

Para transitar el proceso de salida de esta situación tan dura, primero es necesario aceptarla. La aceptación implica entender cabalmente que, en efecto, esto tan temido o completamente inesperado tuvo lugar, y nos está sucediendo a nosotros. Aunque no lo merezcamos, no queramos o no sepamos qué hacer, sí, nos está pasando. En la medida que podamos, a nuestro tiempo, describamos la situación en primera persona. Una vez que nos acostumbremos a esta nueva realidad, el dolor irá quedando atrás.

Aceptación implica también perdonarnos incondicionalmente. Por los alertas que no quisimos o no pudimos ver. Por la negligencia o la extrema inocencia con la que actuamos. Por haber confiado a ciegas en nosotros mismos o en otra persona. Por no haber escuchado lo que nos decían, o por haber callado nuestras propias voces internas.

La aceptación es el puente que nos lleva del dolor a la paz interior. Nos conecta con nuestra condición de seres humanos, falibles, con errores y defectos, al igual que todas las personas que nos rodean. Asumir los errores como propios nos aporta claridad de conciencia. El autoconocimiento es esencial en la búsqueda del equilibrio psicofísico.

El aceptar el momento presente abre las puertas hacia otra oportunidad en la vida. Al entender exactamente qué sucede operamos en la realidad, y así contamos con la mejor predisposición interior para ver el abanico de posibilidades que se abre delante nuestro. De este modo lograremos las modificaciones de rumbo que deseamos. Todos tenemos la capacidad de procurarnos un futuro mejor. Cada día puede significar una nueva oportunidad, y trasformarse en un nuevo comienzo y en el primer paso hacia un futuro promisorio, si así lo decidimos."


Merlina Meiler
www.mejoraemocional.com

miércoles, 22 de enero de 2014

Dardos envenenados

Una compañera de trabajo, Mariví, nos envía un pequeño artículo como reflexión sobre los mensajes tácitos que los padres damos a nuestros hijos pequeños, sin ser demasiado conscientes de ello. Os dejo con él y espero que sea de utilidad para tomar conciencia de que lo que decimos y lo que “no decimos” llega al que tenemos enfrente y puede marcarlo para siempre si no ponemos cuidado en nuestros mensajes y en la forma de comunicar.

Hace un tiempo una divina niña de tres años nos honró con su presencia en una clase de yoga acompañando a su hermosa mamá. La pequeña se mantuvo durante una hora y cuarto en el silencio y la quietud que la práctica requería.

Al terminar, todas las personas allí presentes rodeaban a la niña y le alababan que “había sido muy buena y se había portado muy bien”.
Algo dentro de mí se estremeció ante semejante dardo envenenado, ya que el mensaje profundo que pude traducir en esas palabras era…”te alabamos porque has cumplido nuestras expectativas sin molestarnos”.

Catalogar de “buena” a una niña conlleva que una actitud contraria supondría que es mala; y no concibo la maldad en un pequeño de tres años.

La esencia de un niño es energía, movimiento, pureza. Esto no es bueno ni malo, simplemente ES. El problema no está en ellos, sino en nosotros como adultos que intentamos modelar a nuestros niños para que encajen en nuestras expectativas.

Las palabras van cargadas de mensajes que llegan a lo más profundo; van conformando el autoconcepto que tenemos de nosotros mismos, sobre todo a una edad tan temprana. Ir manifestando a un niño que “es bueno o malo” lo manipula subliminalmente alejándolo de si mismo a cada instante.

Nuestra lengua es rica, y más allá de “bueno o malo” hay adjetivos más positivos que enseñan a nuestros niños los límites sin dañarles en su autoestima.
Que una niña se mantenga en quietud es sorprendente; y en la ausencia de juicio que expresa ese adjetivo no hay daño.

Hemos de enseñarles los límites a nuestros pequeños para que puedan desarrollar su autocontrol interno. Es indispensable. Pero crecerán como seres seguros si no hacemos tambalear su autoestima encajándolos en una supuesta “maldad” ante sus actos.

El mejor regalo que les podemos hacer a nuestros hijos es una autoestima consistente, ya que les dará centro y fuerza vital ante cualquier situación de su existencia. Eso implica eliminar con urgencia el calificativo de “malo o bueno” que envenena sus almas y debilita sus mentes.
María Victoria Serrano Gómez.
Profesora de Yoga

martes, 21 de enero de 2014

El otro no soy yo

Sigo intentando que las personas entiendan que el empeñarnos en hacer cambiar a los demás, el que los otros vean las cosas como yo las veo, el que el otro o la otra conciba los tiempos y las expectativas justo como yo las siento, las concibo, las quiero…, todo eso no es sano para nuestro equilibrio emocional ni para nuestra paz interior, lo que hace que nuestra estabilidad y nuestra sensación de nosotros mismos se vea mal parada y nos hace creer que todo lo que nos rodea está mal. Nos sentimos mal y giramos alrededor de ese mal que nos aprieta el alma creyendo que el otro no nos quiere porque no hace las cosas que nosotros queremos. Pero, ¿tenemos la capacidad de comuniarnos con él o con ella? ¿Tenemos claro lo que queremos decirnos a nosotros mismos y sabemos autoescuchar nuestros diálogos internos?

Las alteraciones que nos embargan se las achacamos al otro al que no escuchamos cuando nos hace las demandas que necesita y que se ensombrecen con nuestra propia vara de medir esas situaciones, empobreciendo la necesidad de tolerancia y empatía como desarrollo energético beneficioso para valorar las situaciones de una forma mucho más objetiva.

Veo al otro con mis ojos y no como un individuo distinto con sus propias sensaciones y preferencias; con su propia vida de la que él es su único dueño…Y quiero hacerlo a mi imagen y semejanza para que sienta como yo siento porque creo que eso será mi felicidad. Entonces, si el otro debe ser y sentir como yo, ¿qué me gusta de él o de ella que se complementa conmigo y es distinto? ¿Precisamente eso que me gustó es lo que ahora quiero cambiar?

Hay que empezar por aceptar y por encontrar en nosotros esas fuerzas que mueven la naturaleza, las relaciones: el amor, la tolerancia, la empatía, la afinidad y el respeto.

Y vayamos a por ellas; pongámonos en el camino de la conciencia de ellas y veamos cuál o cuáles nos faltan para motivarlas desde nuestro interior, y trabajarlas, adquirir esas habilidades que nos facilitarán hasta los momentos de discusión dentro y fuera de la pareja. Porque hemos de darnos tiempo ya que nadie cambia de la noche a la mañana, pero sí iniciamos esa andadura contando con la voluntad de cambiar y poner la conciencia para hacerlo, llevando como premisa, como alguien dijo, la necesidad de vivir el presente, mirar el pasado con cariño, sin dolor y el futuro con esperanza, para quitar la ansiedad y el desasosiego.

Trabaja en conocerte. No juegues contigo al escondite. Y si vas a terapia, ve por ti y no lo hagas para entender al otro y ver, en lo que se dice en cada sesión, en qué está fallando el otro, según tú. Es tu terapia, individual e intransferible. Esfuérzate en saber qué te pasa y por qué. Lucha constantemente por superarte. No te conformes con lo que eres. Vive tu vida. No dejes que nadie la viva por ti. Cada uno tiene su vida para vivirla, cada persona es individual y por esto cada uno tenemos nuestro camino en la vida. Trata de ponerte en el lugar de la otra persona con comprensión, con amor, de esta forma entenderás muchas de las cosas que suceden.

A muchos les gustaría estar en pareja, lo anhelan, lo necesitan, pero eso no se puede “obligar”, por lo que lo adecuado es no apegarse en exceso ni demandar seguridad absoluta porque aprender a ser psicológicamente independiente, aunque sepas que en una medida necesitas a los otros, nos da autonomía en pensamientos y sentimientos. El amor debe unir, no separar, debe aunar, no dividir y debe complementar, no anular la identidad personal.

Pero, entonces, ¿debemos cambiar?...Uf, ¡qué miedo da esa palabra! No, no se puede renegar de la forma de ser de cada uno, sino más bien, reeducarla y adecuarla a los momentos y situaciones que en cada momento me vayan viniendo. Porque, ¿sabes?...tú eres tú y tus circunstancias…; elige las que quieres vivir dentro de tus posibilidades de elección. En definitiva la reeducación y la adecuación es un cambio porque cambia lo que el otro percibe de nosotros.

viernes, 17 de enero de 2014

Cambio interno y estructura en mi soledad.

Constantemente, en nuestra sesiones de terapia de pareja, y no sólo de pareja, sino también en esas individuales, en esas que se nos pide que “equilibremos la sensación de vacío al vivir porque no sé qué me está pasando para poder pasar estos tragos tan amargos, llenos de soledad y vivo con pareja.”…En esas sesiones se nos pide que enfoquemos la necesidad de saber qué nos está pasando y qué podemos hacer para saber qué decidir,… pero no se me ocurre casi nunca decidir por nadie.

Cada uno es dueño de su vida y de sus actos, aunque no olvidemos que todo lo que hagamos va a tener una repercusión, más grande o más pequeña…Todo va a tener un precio que pagarse por lo que hagamos, por lo que se hace necesario pensar, reflexionar y coger tiempo en soledad para nosotros mismos como inversión primera y primaria que nos haga centrar nuestro norte.

No es bueno querer que nos hagan vivir, que nos “norteen” nuestro ritmo y las decisiones, que nuestro coach decida por nosotros, aunque es más fácil, pero nefasto porque anulan mi propio sentido vital.

Me dices que sabes que tienes que cambiar, que debes equilibrarte, pero para equilibrarte has de estar en movimiento, no parado. Pero lo que quieres es saber sobre el amor…sobre cómo has vivido el amor en tu vida y cómo lo llevas en tu pareja y cómo yerra en su desarrollo…Lo que quieres es saber cómo ha de ser un amor maduro que creo que es la base, la sal de la relación entre las personas, las parejas, y lo sabes cuando vives sensaciones como las que a continuación te indico.

Antes es conveniente decir que solemos cambiar porque no nos salen las cuentas pero como no hemos cambiado nuestra urdimbre, solo cambiamos de persona con la que compartir nuestros mismos problemas sin solucionar. ¡Maduremos!

“Cuando el amor es un amor maduro: 1. No controlas a la pareja en tu vida; sabes que es tu pareja, entonces no hay necesidad de control. 2. No gritas porque no te llaman, le haces ver con cariño que hubo un momento en que necesitabas sentir que te recuerdan. 3. No monopolizas el tiempo de tu pareja. Por el contrario te das cuenta de que un poco de espacio, hace del tiempo juntos algo más especial. 4. Perdonas si se equivoca, y ofreces tu hombro y un pañuelo, sabes que ninguno de los dos sois perfectos, y asumes que la vida en pareja es un crecer juntos. 5. No tienes miedo de estar solo/a. Utilizas tu tiempo como tiempo para tu crecimiento personal. 6. Si en algún momento fuiste lastimado en la vida por alguna pareja, sabes que fue otra pareja y no generalizas. 7. Comprendes que algunas veces el que tu amas, te amará y si no, continúas tu camino sin rencor. 8. No haces que tu pareja tenga que volver a casa, haces que sea un gusto volver a casa, porque sabes que para ti también es un gusto volver a casa. 9. Dejas tu agenda abierta y esperas a hacer planes en equipo, en pareja, asumiendo que en ocasiones es sano no hacerlo todo juntos. 10. Un amor maduro es el que vuela en libertad y respeto, celebrando la alquimia de crecer juntos.”