así somos

Bienvenidos, espero que disfrutéis con la utilidad de esta página

lunes, 11 de febrero de 2013

Te Amo cuando te escucho


Hace mucho tiempo que no consultaba los escritos de nuestra colega Graciela Large, y en este momento acabo de leer uno que desearía compartir con vosotros. Precisamente trata el tema de la Escucha, pero escuchar de verdad, de esa manera que solo sabe escuchar alguien que no está preparando una respuesta para arrojarte como un arma letal. De esa manera que solo sabe escuchar quien ama al otro, pero de verdad y no de esa manera que creemos que amamos pero realmente nos sentimos dependientes y no tenemos el amor con nosotros; ese amor que rompe las ataduras y te hace sentir libre amando a esa persona que elegiste. ¿Quiero querer o necesito sentir que quiero para no sentirme solo o sola?
Refexión obligatoria pero que no hacemos porque tenemos mucho miedo de encontrar la respuesta verdadera que tal vez no nos guste. Nos engañamos. ¿Nos engañamos?

También se refiere al Amor como instrumento facilitador y elemento acercador de posturas. Que os aproveche y a ver si os es útil.

"La disponibilidad es un valor esencial para acoger al otro y a uno mismo. Una actitud que necesariamente tiene doble dirección: lo hago primero conmigo y luego con el otro.
Un carril con sentido doble cuyo resultado es el Amor. Ninguna persona se siente amada si no hay escucha. Y la escucha es el resultado de ese matrimonio donde estoy disponible y te acuno. Soy permeable a tus palabras, a tu visión de la vida y a la autoridad que tienes sobre lo que quieres.
Es la incondicionalidad del amor cuando nos hacemos adultos.
Suena muy bien. Algo que en el fondo de nuestros corazones deseamos. Sólo que lo deseamos, lo buscamos y hasta lo exigimos para nosotros, sin saber que pedir lo que no estamos dispuestos a lograr, es un mensaje de carencia para cualquier persona y para la propia mente.
Es un mensaje agorero. Alguien vendrá, salvo que esperará lo mismo que tú. La insatisfacción será el virus latente que se encube en cada encuentro.
Si hay alguna exigencia en el amor esta sería la escucha. Una escucha donde jamás uno se pierde a sí mismo para justificar el miedo a la pérdida o el abandono. Entonces se escucha lo que nos hace bien, lo mejor para ambos, enfocados a encontrar soluciones y respuestas.
Si me acostumbré a la crítica, a callarme porque estoy enfocado en ver lo malo, y a no vivir desde lo mejor de mi mismo, mi persona desconoce la escucha como una herramienta del amor a uno mismo.
Una persona que se enfoca en la queja, el reproche y el juicio vive de espaldas a la escucha y no sabrá cómo darla a su pareja.
La Escucha como expresión del amor incondicional sabe que hablar de lo que está mal hace crecer el problema y lo sitúa dentro de las personas. Lo hagamos a solas o con otro. Dentro de cada uno están las respuestas y la solución.
Hacerlo es una pérdida de tiempo que aleja a las personas, polarizándolas, levantando murallas de frialdad e imposibilita encontrar salidas.
La disponibilidad que acoge se orienta a la aceptación de cualquier proceso, reconociendo que éste va unido a cualquier decisión o compromiso que asumamos. Y en ese proceso hay retos, situaciones que nos sacan de nuestra zona de comodidad, y la escucha permite poner el foco en nuestras fortalezas.
Amar incondicionalmente es un ejercicio de darnos y dar Escucha desde lo mejor de nosotros."

1 comentario:

Xay dijo...

Estoy totalmente de acuerdo.
Si todos nos escuchásemos.. Este mundo sería totalmente diferente,
sería muchísimo mejor.
Un saludo!