así somos

Bienvenidos, espero que disfrutéis con la utilidad de esta página

martes, 22 de junio de 2010

HACIA LO SISTÉMICO

Muchas veces me han preguntado por qué decidí utilizar la terapia sistémica y no otra y qué ventajas veía en el pensamiento sistémico.

Antes quiero decir que el hecho de aplicar la mayoría de veces este tipo sistémico, no excluye, por lo menos en mí, la operatividad ocasional de otro tipo de terapias y teorías conducentes a dar recursos e intentar solucionar los problemas que se nos consultan. Esto es así porque siempre defenderé el eclecticismo como principio válido para no cerrarnos a las ingentes posibilidades que nos ofrecen todas las corrientes terapéuticas.

Aun así tengo mis preferencias y mi especialidad, lo que me lleva a defender lo sistémico, en principio, porque es un modo de pensamiento que analiza, observa y estudia el todo y sus partes y las conexiones e interrelaciones que entre ellas se dan. Es tan claro como estudiar el todo para comprender las partes.

Cuando atendemos a una persona de forma individual, fuera de su entorno, de su familia, de las relaciones que entre este sistema se llevan a cabo, estamos percibiendo su visión de las cosas sin tener en cuenta lo que puede haber surgido en su comportamiento por la intervención de los demás componentes de ese sistema y es esta razón lo que nos lleva a inferir que no entender que cada desenlace o proceso que se efectúa, no es algo aislado, sino que interactúa con el resto del cosmos, nos abocaría a una microvisión y en ocasiones al fracaso.

Alguien dijo, y lamento no recordar quién, que “No hay éxito en lo que hagamos, si no hay éxito para el sistema al que pertenecemos.”

Desde lo sistémico vamos al estudio de las relaciones entre elementos de un sistema que permite poner de manifiesto la estructura y las causas reales del comportamiento y de los problemas que observamos.

Tratar sistemas es más complicado que tratar individualidades. No funcionan las lógicas lineales simples, y no obtendremos el triunfo si no se obtiene en todo el sistema; pero nuestra labor, siguiendo este plan sistémico, no se basa en empujar para mover las cosas sino más bien averiguar y eliminar lo que impide que se muevan. Cuando has eliminado lo que impide el movimiento todo fluye suave y fácilmente.

No es difícil inferir, pues, que para lograr este objetivo no es conveniente eliminar los síntomas que presenta el o los componentes del sistema, sino poder controlarlos para obtener los datos que nos permitan llegar a saber el qué, el cómo y el porqué sucede tal o cual acontecimiento.

Tratar de demostrar que todo afecta a todo, que todo está interconectado y todo interactúa, es relativamente fácil y para ello no tengo más que poneros un simple ejemplo que seguro que os dará una visión más clara de lo que quiero decir: La aparición de la Viagra, a miles de kilómetros del hábitat de los rinocerontes, ha permitido la recuperación de su población. Sé que parece ridículo y puede llevar a pensar si es que los rinocerontes padecen de impotencia, pero la solución es mucho más sencilla: según algunas creencias ancestrales, se otorgaba al cuerno del rinoceronte unas propiedades afrodisíacas. ¿Qué os parece?

No podemos olvidar que estamos inmersos dentro de un inmenso sistema que es la Tierra y el cosmos, y que del modo que sea, lo que hagamos nos afectará.

Espero que se entienda porqué defiendo lo sistémico y abogo porque es el tratamiento más eficaz ante los problemas personales, de pareja, familiares, empresariales y sociales.

(Si queréis profundizar sobre el tema, podéis consultar la bibliografía de Peter Checkland.)

Juan José López Nicolás

1 comentario:

Pedro dijo...

Interesante ejemplo el de la viagra y los rinocerontes. Si Pfizer se entera... igual trata de cobrar una patente por ello.

Particularmente pienso que una de las grandes ventajas de la sistémica es que es posible trabajar con una parte del sistema (de la familia) cuando no es posible abordar los problemas directamente con el afectado. Además, las familias suelen sentirse útiles al colaborar en la solución del problema.

Saludos.