así somos

Bienvenidos, espero que disfrutéis con la utilidad de esta página

jueves, 17 de marzo de 2011

MENTE Y CREENCIA...PENSAR, ACTUAR

Perder la capacidad de apreciar la belleza que hay en el mundo es muy dañino. Nuestro pensamiento puede crear un veneno en la mente que nos hace perder la perspectiva real y positiva de las cosas.
No nos enfadamos solo por lo que pasa sino por el significado que le damos y si ese significado desarrolla hábitos de agresividad, ira, victimización, rencor, etc., actuaremos de esa misma manera y como casi siempre, serán decisiones precipitadas las que tomemos.

En ocasiones se puede rectificar salvo que ese “veneno” que nos inoculó nuestra mente con distorsiones cognitivas, nos refuerce en nuestra actitud y nos haga no poder salir a la realidad que hay ahí fuera. Y nos paraliza para no tomar la decisión de iniciar el camino para el cambio que se precise. Y sin embargo, si pensamos desde nuestros “adentros”, somos los únicos responsables de lo que nos pasa, porque nosotros elegimos qué hacer y donde posicionarnos.
La persona a quien le falten habilidades de conducta para sobrellevar ciertas situaciones, como la comunicación o la capacidad de solucionar problemas, fácilmente usará la ira, la rabia, el descontrol, la ruptura, etc., para resolverlo. Es un sistema el que hay que está interconectado y los núcleos de estas interconexiones son el pensamiento, las emociones, las conductas y el entorno. Pero nuestro comportamiento modela el entorno en el que nos movemos ocasionando a veces que las personas que actúan de forma antagonista aparten a los que podrían darles apoyo.
Y en el fondo, el problema, el quid de la cuestión, no es otro que la circunstancia de no entender bien el mundo y la vida, y a veces la ira, el enfado, consumen nuestros recursos.

Como sigue diciendo R. Novaco, tras la ira hay alguien cuya perspectiva de vida es estrecha y exagera la importancia de los acontecimientos.
Se trata de estructurar nuestros pensamientos, para conservar nuestra salud mental, aunque si observamos estos datos que siguen, nos pueden dar bastante en qué pensar. Se pueden establecer unas características mínimas y básicas definitorias de los que están mentalmente sanos y según esto serían:
• Tener la posibilidad de desarrollar aptitudes y talentos satisfaciendo adecuadamente sus necesidades básicas.
• Tener la capacidad de ir aceptando las responsabilidades individuales y compartidas.
• Tener la capacidad de dar y recibir amor, en la amistad y la compañía, y por último
• Tener la autocrítica reflexiva sobre los propios comportamientos con capacidad para aceptarlos o para cambiarlos cuando sea necesario.

Por esto es importante interiorizar que "La mente es la casa de las creencias que promueven los pensamientos que conducen a las acciones que emprendemos. La mente es lo que desarrolla y dirige la estrategia. La mente provee una imagen e instruye al cuerpo en los movimientos necesarios para actuar. La mente es el observador que hace las decisiones acerca de la clase de autodiálogo que utilizamos cuando actuamos. La mente controla nuestra fisiología. La mente se hace cargo del control emocional. ¡La mente es la locomotora que conduce al tren!"

Seguramente a nadie se le ocurre que es uno mismo quien se hace sabotaje a sus propios pensamientos positivos.

Cuando emprendemos este camino de mejoramiento y desarrollo personal,si es que lo hemos decidido, el gran bloqueo está en nuestro paradigma, es decir, en el conjunto de creencias, hábitos, maneras habituales de pensar y actuar. Tu mente consciente está llena de pensamientos, y la subconsciente llena de creencias. Cuando tu mente consciente tiene que adoptar una actitud, una respuesta, una acción, consulta al subconsciente quien le da inmediatamente la respuesta, según cuáles sean las creencias alojadas en él. No todas las creencias que tiene nuestro subconsciente son limitantes. Muchas son potenciadoras, y son las responsables de lo que has logrado en tu vida. Pero de lo que se trata es de ir cambiando las creencias, los modos habituales de pensar y actuar que nos limitan y postergan nuestro desarrollo.



A la hora de comprender un comportamiento o de modificar cualquiera de ellos, es necesario tener en cuenta los tres vértices de este triángulo. Para experimentar sentimientos más positivos, "sentirnos mejor", es necesario pensar de forma adecuada a la realidad y liberarse de ideas irracionales que a uno le hacen daño.

bibliografia: - http://atraelaplenitud.wordpress.com
- datos de entrevista a Raymond Novaco

No hay comentarios: